Análisis Wearables

Un mes con el Apple Watch Series 3… y un año con el Apple Watch Series 2

Apple Watch Series 3

Hace algo más de un año, Apple me ofreció la posibilidad de probar su nuevo reloj, por entonces el Apple Watch Series 2, que prometía ser el primer reloj inteligente con una cierta utilidad, sobre todo para usuarios de iPhone (ya que no funciona con otros smartphones) y para las personas con una mínima preocupación por el deporte. Así, como usuario habitual de un iPhone (que se va turnando con distintos móviles Android) y con cierta acción por el deporte, estaba claro que me encontraba dentro del “público objetivo de este Apple Watch”. Un año después, he tenido (y sigo teniendo) la oportunidad de continuar llevando un Apple Watch Series 3, para comprobar cómo ha mejorado el dispositivo que, a pesar de la desconfianza que hay en general con respecto a estos relojes inteligentes, sigue vendiéndose a buen ritmo (aunque por supuesto dista mucho de ser un producto tan extendido como un smartphone).

Apple Watch Series 3

El Apple Watch Series 2 un año después

Como decía, tras un año con el Apple Watch Series 2, en mi caso, hay algunas conclusiones positivas y otras negativas. El balance general es que se trata de un dispositivo muy atractivo, pero muy innecesario y caro. El modelo básico cuesta 400 euros (el de 42 mm de tamaño), de manera que es el precio que pagarías por un iPhone SE, y aunque también es verdad que un reloj de lujo puede costar miles de euros, está claro que son objetos muy distintos (no esperes que dentro de 10 años tu Apple Watch tenga algún valor, salvo como reliquia tecnológica).

Si eres aficionado a la natación, el Apple Watch es uno de los pocos relojes no hechos expresamente para nadadores que permite registrar tus entrenamientos.

En cuanto a la utilidad, como vamos a ver, es discutible; pero si lo que valoramos es el número de situaciones en las que añade un “algo” que no tengas ya en tu smartphone, en mi caso, tras un año con el Apple Watch Series 2 y un mes con el nuevo modelo, podría enumerar las siguientes.

Apple Watch Series 3
Ver las notificaciones sin tener delante el iPhone es la función más habitual para la que podrás aprovechar el Apple Watch

7 razones para usar el Apple Watch…

  1. Ver la hora (obvio) y las notificaciones en ocasiones en las que no tengo el iPhone a la vista.
  2. Lo puedes llevar en la ducha y en la piscina, no tienes que preocuparte por el agua.
  3. Además, puedes recibir una llamada cuando no tienes el móvil a mano. Esto puede suceder, por ejemplo en la ducha, en la piscina, en el gimnasio o en ocasiones en las que por lo que sea te has alejado del iPhone.
  4. Activar una alarma silenciosa para recordarte cualquier cosa o despertarte con sólo una vibración en la muñeca.
  5. Activar Siri para crear un recordatorio o poner una alarma sin sacar el móvil del bolsillo.
  6. Activar la cámara de modo remoto (es algo parecido a lo que puedes hacer con el temporizador, pero en algunas situaciones puede ser interesante tener un modo remoto de disparar la cámara)
  7. Controlar la música cuando tengo el móvil, por ejemplo, conectado a unos altavoces, o bien (de manera ocasiones) cuando haces deporte.
Apple Watch Series 3
En el fondo de cristal, el iPhone lleva el pulsómetro óptico y es donde se acopla el accesorio de carga inalámbrico.

Y 5 funciones del Apple Watch que pueden ser útiles para otros, pero no para mí…

  1. El pulsómetro y los registros de actividad. En mi caso, soy una persona que hace deporte a menudo, pero no con un control muy exhaustivo, más que nada porque me resulta innecesario. Mi rutina básica es de cuatro o cinco días de carrera a la semana con distancias de entre 6 y 8 kilómetros y, en realidad siempre con el móvil encima, de manera que el reloj es redundante, salvo por el pulsómetro. Si llevas a cabo un entrenamiento muy estricto, seguro que quieres conocer tu ritmo cardiaco, de manera que en este caso, el Apple Watch es una posible solución (aunque evidentemente tienes muchos pulsómetros bastante más económicos que un Apple Watch).
    Si necesitas registrar tus pulsaciones, el Apple Watch es uno de los dispositivos m´ñas elegantes para hacerlo, pero por 80 euros tienes un pulsómetro para el pecho igual de preciso.

    La otra cuestión fundamental es que, si eres una persona sedentaria que se está planteando hacer deporte, ningún Apple Watch va a sustituir la orientación y los consejos de un profesional. Es más, si este es tu caso, lanzarte a realizar una actividad deportiva sin un periodo de aprendizaje o de tutela por parte de un entrenador o monitor no es en absoluto prudente, por mucho que lleves un Apple Watch.
    En cuanto a los registros de actividad, como decía, hay pocas ocasiones en las que salga a hacer deporte y no lleve encima el iPhone, ya sea en la mano o en una banda para el brazo. Así, las carreras o recorridos en bici se registran igual o mejore con el iPhone que con el Apple Watch, que resulta muy incómodo de ver y manejar cuando vas corriendo o pedaleando en bici. La mayor excepción está en la natación, ya que el Apple Watch, a a partir del modelo series 2, no sólo se puede usar en la piscina sino que sirve para registrar los entrenamientos en el agua, de manera que si eres aficionado a esta actividad el Apple Watch si puede ser muy interesante.

  2. Apple Pay y Wallet. Una de las posibilidades que tiene el Apple Watch es la de servir como dispositivo para realizar pagos con Apple Pay o para, por ejemplo llevar tus billetes de avión o de tren en formato Passbook. En este caso, la diferencia de comodidad es muy discutible y si sirve para algo es para que en la gasolinera o en la estación de trenes “todo el mundo vea que llevas un Apple Watch” (en este caso eres tú quien debe juzgar si le gusta este aspecto del reloj). En mi caso, ciertamente, prefiero usar una tarjeta de crédito normal o llevar los billetes de tren o avión en el smartphone.
  3. Apple Music. Si usas Apple Music, puedes llevar listas directamente en el Apple Watch para escucharlas con unos auriculares como los AirPods de Apple, algo que resulta ciertamente interesante, salvo por el hecho de que deja fuera de esta funcionalidad al servicio más extendido del mundo que no es otro que Spotify.
  4. Apps “de smartphone” en miniatura. En este conjunto se pueden englobar casi todas las apps que se han adaptado del móvil al reloj, desde el correo o los mensajes, las aplicaciones para fotos, redes sociales… Si quieres usar una app de este tipo, lo razonable es hacerlo en el móvil y no en una pantalla de 1,6 pulgadas.
  5. Notificaciones “molestas”. Por alguna razón, Apple incorporó con el Apple Watch series 2 algunas notificaciones ciertamente cuestionables como las que te avisaban de “respirar” o las que te recomiendan “caminar unos pasos” cada pocas horas. Resulta curioso que teniendo un GPS incorporado, el Apple Watch no detecte que vas en coche y te mande una notificación para que te pongas de pie y camines cuando vas conduciendo por la autovía.
¿Necesitas una app para respirar? Bueno, pues tienes una en el Apple Watch… En serio, Apple, puedes hacerlo mejor…

Otras cuestiones a valorar del Apple Watch

  1. El estilo y la estética. Lo cierto es que Apple ha conseguido que su Apple Watch sea en gran parte un accesorio de moda como un reloj tradicional. El diseño no es muy convencional, pero es muy distintivo (todo el mundo sabrá que llevas un reloj de Apple), pero la construcción y el acabado son impecables. Además, hay bastante variedad de acabados para la caja y decenas de pulseras (no muy económicas) con las que es difícil que no encuentres una combinación que te guste.
  2. Durabilidad, pantalla y manejo. Otro aspecto en el que hay que quitarse el sombrero es en el de la calidad del hardware. No sólo la construcción es perfecta, sino que la pantalla tiene un brillo y contraste excepcional, un tacto suave y la respuesta es siempre inmediata, de manera que ya no causa las frustraciones de la primera generación de relojes. En cuanto al manejo, es bastante fácil de usar, aunque tendrás que acostumbrarte ya que “no todo es igual que en un smartphone”. Por otro lado, a mi modo de ver, la corona digital es un elemento casi redundante para el manejo del reloj; pero también es verdad que le da un aspecto también distintivo y no resulta incómoda o molesta ya que sobresale muy poco.
  3. La autonomía. Uno de los aspectos que más abandono provocan en los relojes inteligentes es el de la autonomía. No hay nada más frustrante que ir a mirar la hora y comprobar que tu reloj “ha muerto” y vas a pasar el día con una pulsera inútil en tu muñeca. Por suerte, Apple ha conseguido ya una autonomía muy razonable. En mi caso, al ser el uso muy poco intensivo, he conseguido hasta 4 días de autonomía y lo mejor es que, al contrario de otros dispositivos parecidos, el Apple Watch avisa con mucho tiempo de que necesita cargarse y tiene un modo de ahorro que extiende mucho esta autonomía, con lo que se minimiza la posibilidad de encontrarte que llevas el reloj apagado por completo.

Sin embargo, debes tener en cuenta que el Apple Watch será otro dispositivo del que te tendrás que ocupar de cargar y de llevar su accesorio de carga si sales de viaje. Si eres de los que nunca sabe cuándo o dónde va a tener que cargar el móvil, puede que con el Apple Watch te suceda algo parecido y alguna mañana que otra te des cuenta de que tienes que llevarte su cable para cargarlo en la oficina o con una batería externa o dejar el reloj en casa.

Apple Watch Series 3

Apple Watch Series 3 ¿qué ha mejorado?

Como quizá sepas, el nuevo Apple Watch series 3 es igual estéticamente al anterior. Su resistencia al agua es la misma, y sus sensores, micrófonos y altavoz son básicamente los mismos. Sin embargo, Apple ha incorporado un procesador de doble núcleo hasta un 70 por ciento más potente, un altímetro barométrico más preciso (útil para deportes como ciclismo, escalada esquí), y una conexión Wi-Fi más potente también. Sin embargo, si tenías un Apple Watch 2 y no lo usabas para esas actividades, la diferencias son realmente mínimas por no decir inapreciables con respecto al nuevo modelo.

Apple Watch Series 3

Evidentemente, las mayores diferencias están en el nuevo Apple Watch Series 3 con conexión “celular” o conexión para datos LTE y teléfono que hace que puedas usarlo con independencia del iPhone. Así, las llamadas, aplicaciones de mapas, aplicaciones de mensajería, o incluso la música en streaming con Apple Music, funcionarán sin tu iPhone y sin que necesites un nuevo número para el reloj. Apple está negociando actualmente con las operadoras y se espera que en los próximos meses esta versión llegue al mercado. A decir verdad, estas funciones son las que para muchos pueden servir para que el Apple Watch sea un dispositivo realmente útil, ya que puedes irte a una sesión de carrera sin tu iPhone y no tener la tranquilidad de estar desconectado si necesitas llamar o enviar un mensaje importante.

Conclusión. Apple Watch: bonito, bien hecho, fácil de manejar… pero muy poco necesario

Tras un año con el Apple Watch, con total honestidad debo decir que es un reloj que resulta cómodo de llevar y estéticamente se puede adaptar a cualquier estilo, pero no deja de ser un reloj que a la vista de los demás da un mensaje de “soy fan de Apple” (o fan de la tecnología), y más si te ven que lo usas para pagar con Apple Pay o llevas tu pasaje de tren o avión. En absoluto se puede decir que sea un dispositivo muy útil o que haga algo más allá que tu smartphone y si lo que quieres es cuidar tu salud, llevar un Apple Watch no va a hacer que comas mejor o que aumentes tu actividad de manera mágica. Si quieres cuidar tu salud, lo mejor es que busques asesoramiento, o te apuntes a un gimnasio o centro deportivo en el que un profesional te aconseje.

Apple Watch Series 3

Sin embargo, como decíamos, la autonomía es suficiente como para que no sea un engorro estarlo cargando a diario, no hace falta que te lo quites para ducharte o para meterte en la piscina y, de vez en cuando, es hasta útil si necesitas contestar una llamada o para apuntar un recordatorio con Siri. Así, si te parece bonito estéticamente, no te importa gastarte 400 euros y te quieres dar el capricho, es un dispositivo genial para lucir en la muñeca y para ver los mensajes de WhatsApp sin sacar el iPhone. No obstante, si puedes esperar y gastar un poco más, tengo la sensación de que el modelo con conexión LTE puede ser mucho más (o al menos algo más) útil que este Apple Watch Series 3 “normal”.

Daniel de Blas

Daniel de Blas es periodista especializado con 18 años de experiencia en el sector de tecnología. Director y creador de publicaciones especializadas en tecnología como Macworld, iPhoneWorld e IDG Techstyle en edición impresa y web. Posteriormente ha trabajado en el desarrollo de medios y proyectos web como Tecnopasión dentro de Marca.com o el portal de tecnología Tecnoaffinity.com, después integrado como sección de tecnología en OK Diario. Actualmente es Chief Content Officer en GlobbTV y responsable de contenidos de Tech4Fun.

Lo más visto

Análisis en Tech4Fun

Últimos comentarios

    /* ]]> */