Análisis Móviles

Análisis: Samsung Galaxy A8 2018, la gama alta a precio razonable

La serie Galaxy A es una de las más exitosas de Samsung y, en general, una de las más vendidas en nuestro mercado. La clave está en que se trata de una serie que ofrece las prestaciones más valoradas de los súper gama alta a un precio mucho más razonable que los 800 euros que a día de hoy cuestan los modelos tope de gama de las grandes marcas. Hace un par de semanas, Samsung ha introducido en nuestro mercado su último exponente de esta gama media de lujo, el Galaxy A8 2018, que sale a un precio recomendado de 499 euros, y no sólo consigue reunir esas características más apreciadas de los gama alta como la construcción de lujo o una gran pantalla, sino que tiene algunos aspectos diferenciales que le dan un extra de personalidad. En Tech4Fun hemos podido disfrutar de una unidad de este terminal, del que te mostramos lo más importante que debes saber, así como nuestras impresiones.

Galaxy A8: por fuera

El Galaxy A8 2018 es el primer terminal de esta serie que adopta el diseño todo pantalla que estrenó el Galaxy S8, sin botón frontal y con marcos muy delgados. El A8 tiene un tamaño de pantalla de 5,6 pulgadas con formato alargado y esquinas redondeadas. Los marcos son delgados aunque no tanto como en los Galaxy S8 o el Note 8, entre otras cosas porque la pantalla es plana, aunque el borde del cristal sea curvado. El tamaño total del teléfono es muy contenido y se sujeta cómodamente con una mano. Para que te hagas una idea, las dimensiones son similares a las del LG G6 y los marcos de la pantalla también, aunque el Galaxy A8 es algo más grueso con 8,4 mm, frente a los 7,9 mm del G6.

La construcción está realizada en aluminio pulido (en nuestra unidad, de color negro), con la trasera de cristal curvado envolviendo también en parte el móvil en el perímetro exterior. El aspecto es realmente muy atractivo, y aunque los marcos no sean tan delgados como en otros smartphones, es algo que después se agradece al sujetar el móvil sin que haya pulsaciones involuntarias. Por otro lado, al ser de cristal, aunque el aspecto es impresionante, hace que el móvil sea muy escurridizo y que la trasera se llene de huellas fácilmente (huellas que en el acabado en color negro son más llamativas).

En cuanto a botones, no hay nada especial y el Galaxy A8 cuenta con un botón de volumen alargado en el lateral izquierdo y el botón de encendido en el derecho. No hay botón dedicado para el asistente Bixby (aunque sí viene instalada la aplicación Bixby home) y los botones son del mismo color del terminal sin que el botón de encendido tenga un tacto distinto o un acabado que lo haga fácil de distinguir al tacto. Esto siempre es un pequeño inconveniente y más en un móvil todo de cristal en el que a veces no sabes cómo lo estás agarrando cuando lo coges sin mirar.

Un elemento que ya hemos mencionado que cambia en el A8 es el lector de huella que ya no está en el botón de home sino en la trasera y aunque no ha sido concebido como botón de encendido, al posar el dedo se enciende (siempre que tengas configurado el acceso con el lector de huella). Esta colocación del lector es por supuesto más incómoda que en el frontal, pero hasta que empiecen a extenderse los lectores de huella bajo la pantalla, si quieres un frontal sin marcos tienes que llevarlo a otra ubicación.

Hecho para resistir el agua, pero no los golpes

Una característica importante del Galaxy A8 2018, que ya se estrenó en la generación de 2017 es la resistencia al agua y al polvo. El móvil cuenta con conexión minijack para auriculares y un puerto USB de tipo C más un altavoz en un lateral, y hasta dos bandejas para las tarjetas nano SIM y la tarjeta micro SD, pero aún así soporta una inmersión hasta un metro y medio de profundidad durante media hora (índice IP68), lo que siempre da un extra de tranquilidad cuando llueve o si tienes un accidente en la piscina, en la cocina o en el baño.

Sin embargo, aunque el móvil es resistente al agua, su construcción en aluminio y cristal lo hacen delicado y una mala caída puede quebrar fácilmente el frontal o la trasera. En nuestras pruebas, en más o menos tres semanas de llevar smartphone sin funda, aunque sí con cuidado de no dejarlo en bolsillos con objetos metálicos y demás o apoyarlo en superficies que puedan arañarlo; hemos podido comprobar que el acabado resiste muy bien el día día. En cualquier caso, si quieres mantenerlo como el primer día durante mucho tiempo, es imprescindible que lo guardes en una funda que lo proteja.

Galaxy A8: Pantalla

La pantalla del Galaxy A8, como decíamos, tiene 5,6 pulgadas y formato 18:9, es decir algo más alargada que las tradicionales 16:9, con las esquinas ligeramente redondeadas. La tecnología del panel es Super Amoled como en los tope de gama de Samsung, aunque la resolución es un Full HD+ (2K), sin alcanzar el QHD+ que tienen el Galaxy S8 o el Note 8. En realidad, esto es algo que a simple vista no se percibe y sólo tiene importancia si vas a usar el Galaxy A8 con un carcasa de realidad virtual Gear VR, ya que este Galaxy A8 es también el primero de la gama compatible con la tecnología de gafas VR de Samsung.

El brillo, nitidez, contraste y reproducción de color de la pantalla del Galaxy A8 son excepcionales, con unos tonos negros más profundos que los que vas a encontrar en cualquier pantalla LCD y con una muy buena visibilidad al sol. Como sucede siempre en los móviles de Samsung, el perfil de color por omisión es muy saturado, pero en los ajustes de pantalla puedes elegir otros como el Foto Amoled, o incluso personalizar a tu gusto el tono de la pantalla hacia uno más cálido (más amarillo) o más frío (más azulado). En definitiva, en el apartado de la pantalla sólo se puede dar un sobresaliente al Galaxy A8, aunque la verdad es que si estás acostumbrado a móviles grandes, las 5,6 pulgadas se nos hacen ya casi pequeñas (en Corea, Samsung tiene una variante Galaxy A8+ con 6 pulgadas de pantalla que quizá sería ideal para muchos, aunque seguramente la compañía ha preferido traer a nuestro mercado un modelo más compacto y que no compita con los Galaxy S y Note).

Las cámaras

El aspecto fotográfico es uno de los que Samsung ha querido cuidar más en esta serie Galaxy A de 2018, ya que va dirigida a un público al que le gusta hacer muchas fotos para compartirlas en redes sociales. La cámara principal de Galaxy S8 da muy buenos resultados, no tiene estabilizador óptico pero el sensor es muy sensible y no necesita velocidades muy bajas para conseguir buenas imágenes. El sensor en sí tiene 16 MP y enfoque por detección de fase que funciona muy rápido, y se acompaña de un flash LED único que tiene la desventaja de dar un tono muy azulado, al contrario que los flashes bicolor que suelen dar una luz más natural a la escena. En cualquier caso, la calidad de esta cámara principal es muy buena y está muy cerca de la que vas a encontrar en un súper gama alta, lo que sin duda es un argumento para muchas personas.

Sin embargo, lo más característico de este Galaxy A8 es su doble cámara frontal, algo que no tienen los modelos más caros de Samsung. Esta cámara frontal tiene dos módulos, uno más telefoto de 16 MP y uno más angular de 8 MP. El asunto es que esta doble cámara, aunque te dá más variedad para retratos de una o varias personas, no tiene en nivel de la principal por ningún lado, ni en reproducción de color, ni en sensibilidad ni en nada. Los retratos tienen unos tonos de piel muy rosados y con una no muy amplia gradación de tonalidades en las pieles, lo que no favorece mucho los retratos (que es supuestamente para lo que está pensada) y el disparo es muchas veces a velocidades bajas lo que resulta en fotos movidas. Eso sí, tiene un efecto de desenfoque de fondo bastante conseguido y los efectos de belleza de Samsung, pero ninguno de ellos compensa el hecho de que las cámaras no tienen la calidad que nos esperábamos. Posiblemente se puedan mejorar con el software; pero nos ha parecido que no están al nivel de los súper gama alta como el Galaxy S8 o el Note 8 en los que la cámara frontal, aunque única, tiene mejor lente y mejor calidad en general.

 

Así, por mucho que tenga doble módulo, y una muy buena calidad en fotografía, todavía queda un escalón (pequeño) por debajo de los mejores móviles en este terreno como el Note 8, el Pixel 2 o el iPhone X.

En lo que respecta al vídeo, la resolución máxima de captura es Full HD a 30 fotogramas por segundo, algo que seguramente es más que suficiente para la mayoría, sobre todo teniendo en cuenta que la grabación 4K todavía no está muy conseguida en los smartphones. En cuanto a la calidad del vídeo que recoge el Galaxy A8, se puede decir que es buena pero no sobresaliente. El estabilizador electrónico hace un buen trabajo aunque a veces se perciben pequeños saltos y, aunque con buena luz la nitidez es también buena, en cuanto desciende la luminosidad se introduce el habitual efecto acuarela. Así, en este aspecto del vídeo el Galaxy A8 también evidencia que no está a la altura de los súper gama alta.

Hardware y rendimiento

En lo que se refiere al hardware, Samsung ha dotado al Galaxy A8 de su procesador Exynos 7885 de ocho núcleos (uno de sus chips de gama media) acompañado de 4 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento interno que puedes ampliar con una tarjeta micro SD. Con este hardware, nuestra idea de partida era que el rendimiento debería ser muy elevado y, de hecho lo es tanto al usar programas de medida o test de rendimiento como con juegos y aplicaciones exigentes.

Con el Galaxy S8 hemos podido usar perfectamente los juegos de gráficos más elaborados y en aplicaciones de test como AnTuTu hemos obtenido ínices de casi 100.000 puntos, algo que estaba reservado sólo a los súper gama alta de hace una temporada (por ejemplo, el Galaxy S7 consigue índices de 130.000 puntos). Sin embargo, por alguna razón (seguramente porque el almacenamiento interno no es tan rápido como en los súper gama alta), al abrir aplicaciones no tiene la inmediatez que tienen terminales de gama más alta. Si tu experiencia ha sido con smartphones asequibles o de gama media, verás que el Galaxy A8 es un móvil muy potente; pero si vienes de terminales como los Galaxy S7 o cualquiera de gama alta vas a comprobar que no todo es tan inmediato.

El software

En lo que respecta al software, el Galaxy A8 viene con Android 7.1 con la personalización Samsung UX, que sin duda es una de las más completas y conseguidas personalizaciones de Android disponibles. Entre los detalles que vas a encontrar está la llamada carpeta segura, el mismo reconocimiento facial que encuentras en móviles como el Galaxy S8 o el Note 8, la aplicación Bixby Home (que te ofrece información básica, noticias y widgets para aplicaciones habituales), optimizador de rendimiento, así como doble pantalla, captura deslizando la palma sobre la pantalla, opciones avanzadas de sonido y el acceso a las apps exclusivas de Samsung y sus temas de personalización. En definitiva, se puede decir que la personalización de Samsung es a día de hoy una de las mejores del mercado Android y, salvo que seas muy fanático del Android “stock”, es posiblemente el mejor software que vas  a encontrar en un móvil con el sistema de Google. De momento Samsung está supuestamente revisando las versiones beta de su software basado en Android 8, que se supone se estrenará en el Galaxy S9, pero casi puedes asegurar que no tardará mucho en estar disponible la actualización a Android 8 para esta gama Galaxy A8.

Más impresiones: autonomía, sonido…

Además de los apartados más generales del Galaxy A8 2018 que acabamos de revisar, hemos encontrado otros detalles interesantes y aspectos que son importantes para muchos usuarios. Quizá la autonomía es uno de esos que resultan clave la mayoría y en el caso del Galaxy A8, lo cierto es que ha sido una sorpresa agradable comprobar que el móvil aguanta muy bien una jornada de uso siempre que no sea excesivamente intensa. Además, aunque no tienes carga inalámbrica (algo que para muchos usuarios no es demasiado interesante), sí tiene un sistema de carga rápida que ayuda a tener un nivel de carga muy aceptable.

La batería en sí tiene 3.000 mAh, es decir que es algo más pequeña que en los Note 8; pero con el procesador menos potente y la pantalla más pequeña son más que suficientes para tener una buena autonomía, a lo que ayuda también el excelente modo de bajo consumo que tiene incluso un modo de ahorro máximo por si te encuentras que tienes el smartphone muy bajo de carga a media tarde. Además, el sistema de carga rápida a través de su conexión USB-C es muy eficaz y en media hora tienes cerca de un 40 por ciento de carga en tu batería.

Software de cámara muy justo

El software de la cámara es bastante básico y aunque tienes los parámetros mínimos a tu alcance más un modo “Pro” que te deja ajustar la temperatura de la luz o la sensibilidad, no estaría mal que Samsung introdujese algunas herramientas más para controlar la toma de imágenes y sobre todo un modo de captura en formato RAW. Lo mismo sucede con el software de ajuste que, incluso en su modo avanzado (la app Photo Editor Pro) es mejorable. Para el tipo de usuario al que va dirigido es suficiente, pero si tienes alguna inquietud fotográfica enseguida se te va a quedar corto (se trata de algo que puedes solucionar gracias a la amplia variedad de apps que tienes para fotografía y retoque pero quizá Samsung podría pulir este aspecto como hacen otros fabricantes).

Un GPS no muy preciso

Otro aspecto que Samsung sin duda debería revisar es el del GPS de sus smartphones. En el caso del Galaxy A, como sucede también en el Note 8, la precisión de la localización y la brújula funcionan correctamente cuando vas en coche siguiendo una ruta, por ejemplo, con Google Maps.

Sin embargo, en rutas a pie o a velocidad más lenta, por ejemplo cuando sales a correr, la precisión del GPS no es suficiente (ni siquiera activando la localización de mayor precisión) como para orientarte como es debido y el registro de las distancias tiene también errores importantes por pérdida de conexión con los satélites GPS o porque sencillamente el móvil no se orienta bien con las redes Wi-Fi o con las antenas celulares. No es que sea un problema muy acusado, y como decimos no afecta cuando usas el móvil en el vehículo, pero es algo que Samsung definitivamente tiene que mejorar.

Buen sonido, buenos auriculares y radio FM

Una de las gratas sorpresas del Galaxy A8 es que, a pesar de que tiene sólo un altavoz en un lateral, el sonido al aire es bastante decente si lo que necesitas es escuchar una película, el sonido de un juego o un podcast o incluso música de fondo mientras trabajas. Con auriculares, el sonido es también de muy buena calidad y Samsung suministra unos de tipo tapón bastante razonables, aunque no alcanzan desde luego a los auriculares AKG que se se incluyen con los Note 8 (hubiese sido un detalle muy interesante que los Galaxy A8 viniesen también con ellos).

Por otro lado, es muy de agradecer que Samsung haya mantenido la radio FM en el Galaxy A8 cuando otros fabricantes se empeñan en eliminarla de sus smartphones (Apple, nos estamos refiriendo a ti). Para usarla necesitas tener conectados los auriculares (ya que estos hacen de antena como es habitual), pero puedes escuchar tus emisoras favoritas sin tener que consumir datos con las apps de radio en streaming.

Pantalla siempre encendida y desbloqueo

Uno de los detalles que Samsung incluye desde hace tiempo es la pantalla “siempre encendida” que permite ver las notificaciones más importantes o la hora en todo momento. Sin embargo, se echa de menos un sistema de encendido temporal como el “levantar para activar de Apple” que permite encender la pantalla con sólo levantar y mirar el smartphone. Así no tienes que pulsar el botón de encendido para activar el móvil, pulsar dos veces en el botón “virtual” de home o poner el dedo en el lector de huella. Y es que, en la pantalla siempre encendida verás, por ejemplo, un icono de WhatsApp que indica que tienes mensajes nuevos sin leer; pero no ves de qué se trata (como es lógico también para mantener tus mensajes a salvo de miradas indiscretas).

Conclusión

El Galaxy A8 es un smartphone que ocupa un escalón intermedio entre los móviles de gama media y los de gama alta o súper alta. En construcción y diseño es tan atractivo y está tan bien hecho como un gama alta y en casi todos los apartados cumple con buena nota o incluso muy buena; pero nos deja una sensación de estar por debajo de los tope de gama tanto en fluidez como en rendimiento o incluso en fotografía, aunque es verdad que la doble cámara frontal añade un extra interesante. El problema del Galaxy A8 es que sus rivales naturales son móviles de gama alta asequibles como los OnePlus 5T (que tienen un precio de 499 euros) o los modelos tope de gama de temporadas pasadas como el LG G6 o el mismo Galaxy S7 (que puedes encontrar ya a precios similares). Así, la decisión es complicada. Si te gusta el diseño sin marcos del Galaxy A8 y lo encuentras a buen precio (el precio recomendado de 499 euros suele bajar a las pocas semanas en las tiendas en Internet), ciertamente es un móvil que no te va a decepcionar en absoluto; pero si quieres potencia quizá puede ser buena idea buscar una oferta de algún súper gama alta de hace una temporada.

Daniel de Blas

Daniel de Blas es periodista especializado con 18 años de experiencia en el sector de tecnología. Director y creador de publicaciones especializadas en tecnología como Macworld, iPhoneWorld e IDG Techstyle en edición impresa y web. Posteriormente ha trabajado en el desarrollo de medios y proyectos web como Tecnopasión dentro de Marca.com o el portal de tecnología Tecnoaffinity.com, después integrado como sección de tecnología en OK Diario. Actualmente es Chief Content Officer en GlobbTV y responsable de contenidos de Tech4Fun.

Lo más visto

Análisis en Tech4Fun

Últimos comentarios

    /* ]]> */